Antes de empezar a soñar…

¡Buenos y felices días! 

Seguramente ya sabréis que estos días estamos preparando un SÚPER curso-taller intensivo: “Técnicas Pictóricas y Marketing Digital” dirigido a artistas emergentes. Esta formación  ofrecemos a los alumnos herramientas suficientes que les permitan redefinir su estilo profesional y conocer técnicas muy prácticas en el campo del Marketing Digital, que ayuden a RENTABILIZAR su trabajo.  (ACCESO A MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL CURSO)

Y es que, está claro que para alcanzar el éxito profesional es IGUAL de importante ser un buen artista, que saber gestionar adecuadamente otros aspectos externos que complementen el proceso del trabajo: saber marcar estrategias adecuadas, definir los objetivos a alcanzar, conocer herramientas para difundir y vender sus obras,  potenciar su imagen profesional, etc. etc. etc.  

feel artEn esta línea hemos querido compartir la opinión de Maite Castellet, dedicada al mundo de la cultura desde hace más de 20 años. Actualmente  es  Personal Art Shopper en Feel Art entidad que comercializa obras de artistas de reconocido prestigio internacional a través de un servicio personalizado que consiste en ofrecer a los clientes la posibilidad de conocer en primera persona al creador de la obra  y por lo tanto el proceso creativo y la historia que se esconde tras ella contada desde su creador. 

Dada su trayectoria profesional y su amplia visión comercial tanto desde la perspectiva del comprador como desde la perspectiva del artista,  hemos querido conocer su opinión sobre el proceso de profesionalización de los artistas emergentes y sobre  los primeros pasos a dar para adentrarnos en el mundo del arte.  

Os dejamos con su post para Ara Més Art

Antes de empezar a soñar…

A menudo los artistas jóvenes se dirigen a mí preguntándome qué pueden hacer para tener visibilidad, para que su obra circule y puedan empezar a vender algo con la idea de vivir de ello más o menos bien, en un futuro más o menos próximo.

Pero en realidad, la pregunta que me hacen, encubre a otra pregunta. En realidad me están diciendo: ¿A quién me tengo que dirigir para que se encargue de mostrar mi obra al mundo, y la comercialice?

Cada cosa a su tiempo.

A mi entender, para no perder ni tiempo ni oportunidades, antes de lanzarse a buscar a un “gran galerista” o a un “dealer exitoso”, hay que pasar por tres estadios de forma imprescindible.

  • Primero hay que encontrar un estilo, un lenguaje propio y una disciplina, o varias, que reflejen esa particular mirada sobre el mundo que todo artista tiene. Una obra de arte debe ser un resultado de una manera de hacer y de entender, no una colección de objetos aislados.
  • En segundo lugar es fundamental saber explicar qué es lo que uno hace de forma clara, breve y concisa. Inicialmente, aconsejo trabajar con la técnica del elevator pitch, ayuda mucho a definir con palabras el propio universo del artista y a concretar las frases. Se trata de elaborar una conversación muy corta, como si se tratara de un viaje en ascensor, para explicar eficazmente a lo que uno se dedica. Un buen ejemplo de cómo funciona: https://youtu.be/2b3xG_YjgvI
  • En tercer lugar, decidir qué imagen se quiere dar a través de internet y de las redes sociales. Ir subiendo información y obra, de forma espontánea e indiscriminada, es posiblemente algo muy simpático e ilustrativo de lo que le pasa a uno mientras trabaja y crece profesionalmente, pero no siempre tiene que responder a la imagen pública que se quiere dar como profesional.

Internet es un arma de doble filo y olvidarse de ello no beneficia a nadie.

En general, los artistas, justamente por su condición, suelen ser poco amigos de la comunicación estructurada según los canones al uso. Esta es la razón por la que la figura del marchante es tan deseada por los artistas, pero el trabajo previo de definición de uno mismo, no es tarea del dealer.

Promocionar un artista es muy complicado por lo cual, los que se dedican a “descubrir talentos”, seleccionan mucho, mucho, mucho. Para llegar a ser uno de los elegidos hay que mover muchos hilos, gastar muchos zapatos y mucha saliva. Pero no es solo cuestión de energía y persistencia, hay que tener las herramientas adecuadas y apuntar bien.

Así que, antes de lanzarse desaforadamente a la búsqueda de alguien que abra las puertas del mercado del arte, con ayuda de especialistas o sin ella, hay que hacer un trabajo previo intenso.

Y es entonces, y no antes, cuando uno debe dirigirse a buscar a un galerista.

¿Por qué es tan necesario hacer este proceso previamente? Porque los artistas de hoy en día ya no son seres marginales. Aspiran a ser modelos de creatividad para diseñadores de moda, grandes cocineros, estrellas del pop, etc. Ser artista hoy en día no es solo una profesión, es una identidad. Y esa identidad, para que no sea tramposa, es responsabilidad del propio artista y no de su marchante.

¿Y si “se han hecho los deberes” y no se encuentra la persona adecuada?

Hay opciones, muchas. Todas ellas también requieren esfuerzo, organización y tesón.

Pero esto sería tema para una segunda parte…

 Maite Castellet / Feel Art

 Barcelona,  febrero 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s